TRABAJAR EN EL EXTRANJERO

Trabajar en el extranjero

Si quieres trabajar en el extranjero, debido a que no encuentras un buen trabajo en España o en tu país de origen, no lo pienses más haz la maleta cuanto antes.

Desde que empezó la crisis más de 300.000 jóvenes han salido de España. Esto es lo que dicen las estadísticas.

Como siempre hay historias de éxito y de fracaso. De jóvenes que con veintipico años se fueron de España, y pasaron de estar en el paro o de ser mileuristas, a ganar más de 2000 euros al mes y trabajar en el extranjero en lo que siempre habían querido, como fue mi caso. También, ha habido casos desfavorables, sobre todo gente de más de 40 años que tras haber perdido su empleo en España lo arriesgaron todo, al decidir que querían trabajar en el extranjero. Se fueron a países como Noruega o Alemania y tras no encontrar trabajo, sobre todo por no hablar el idioma, tuvieron que volver a España en una situación peor que la de partida. 

La mayoría de jóvenes españoles, que están trabajando en el extranjero, se fueron a otros países de Europa, sobre todo a Inglaterra. Pero ya se sabe que en los países anglosajones es muy difícil que nos den una oportunidad para trabajar en nuestra especialidad, es decir, en lo que nos hemos formado tras varios años en la universidad. Incluso teniendo un nivel alto de inglés no es extraño ver a licenciados españoles tras la barra de un bar sirviendo cafés en Londres. Respeto mucho a estos compatriotas, sin embargo, no es mi ideal de vida estudiar una carrera para acabar sirviendo cubatas en Liverpool o haciendo camas en Birmingham.

Como explicaba en el post inicial este blog no es para todos. No es para padres y madres de familia, para gente con deudas y compromisos importantes en España, ni para gente sin iniciativa que esperan que el gobierno les solucione sus problemas. Para ellos no es este blog ni les recomiendo que sigan los consejos que en él explico.
Si por el contrario eres un joven, sin compromisos económicos, con ganas de viajar, de vivir aventuras sin igual, de conseguir trabajar en el extranjero en un buen empleo sigue leyendo… porque esto te interesa.

TRABAJAR EN EL EXTRANJERO ES LA MEJOR OPCIÓN

Para mí es inconcebible que nos tengamos que resignar y aceptar que, siendo la generación mejor formada de España y la mejor preparada, vayamos a tener que vivir peor que nuestros padres. Esto se está convirtiendo ya en una realidad para muchos jóvenes.
Lo más probable es que si te quedas en España formarás parte de los cientos de jóvenes licenciados y con máster pero que están desempleados. Es una pena que políticos que no saben decir ni “Hello, how are you?” vivan de lujo, y que a nosotros, universitarios, y bien formados no nos den ni la más mínima oportunidad de trabajar en un puesto digno en nuestro país.

Te animo a que abras tu mente y no te resignes nunca. No es plan de irse a la aventura al extranjero, a buscarse la vida de “lo que sea”. Una decisión tan importante en la vida, como la que yo tomé cuando me vine a Chile, no es para tomarse a la ligera, y requiere un plan. Pero lo que sí está claro es que debes inconformarte, vencer la pereza y actuar cuanto antes.

Tienes que dejar de ponerte excusas para no tomar las riendas de tu vida, debes ser el verdadero autor de tu historia y trazar tu propio camino. Si quieres llegar a un destino distinto es necesario que sigas un camino diferente.

Dejar la familia atrás e irse a vivir lejos de tu país es siempre un paso difícil. Si ese país está al otro lado del océano y además viajas sólo, sin ni siquiera tener la compañía de un amigo, la decisión puede dar un poco de miedo. Pero al miedo sólo hay una forma de vencerlo, es atreviéndose y actuando.

En mi caso me fui sólo a Santiago de Chile, con 25 años, tras finalizar mi carrera, sin conocer a nadie y sin saber qué me depararía el destino. Para mí, que soy de un pueblo pequeño de Galicia, de un lugar precioso, con una belleza natural indescriptible, y además muy apegado a mi familia, como comprenderás, no me fue fácil tomar la decisión de irme tan lejos. Sin embargo, estaba convencido de que además de ingeniero debía ser arquitecto de mi propio destino, y diseñar mi futuro profesional. En definitiva, estaba convencido de que tenía que dar un gran paso si quería alcanzar las metas profesionales que me había marcado.

Me atreví, y di un gran paso en mi vida. Decidí que prefería trabajar en el extranjero antes de quedarme en España. Me aventuré sólo en un país desconocido, donde no tenía a nadie, y viajé a miles de km de mi casa. Sabía que no tenía nada que perder, y sí mucho que ganar, y aunque el miedo a lo desconocido en ocasiones me intentó frenar, como te digo en mi interior estaba seguro de que me iba a ir genial, ya que confiaba ciegamente en mí.

Para hacer aún más fácil la decisión me puse en la peor situación posible, la cual pensándolo bien tampoco era tan grave. Me imaginé que llegaría a Chile, que no me gustaría el país, que me robarían mi dinero, teniendo que llamar a mis padres para que me enviaran algo de dinero y poder subsistir, que no encontraría trabajo y que finalmente volvería a España con mi familia. El colocarme en esa situación hizo que venciera todos mis miedos a lo desconocido, ya que a pesar de todo, aunque no me fuera bien en Chile conocería un nuevo país y sería una aventura más en mi vida.

Sin embargo, vine a Chile con mucho optimismo, creyendo en mí y convencido de que el gran trabajo de mi vida, el que siempre había querido, estaría esperando a mi llegada. Y así fue.

Unos pocos días más tarde de llegar a Chile me encontraba trabajando como ingeniero del área técnica y comercial en una de las empresas más prestigiosas de Latinoamérica, en el sector que más me gustaba, y ganando un dineral para ser un ingeniero recién titulado. Aquí no se hablaba de crisis, todo lo contrario, se hablaba de los grandes beneficios y grandes oportunidades que estaban aún por venir. En ese momento pensé ¡trabajar en el extranjero es genial!

A día de hoy sigo trabajando en la misma empresa, donde me va muy bien, pero a la vez no me cierro a nuevas oportunidades profesionales aquí en Chile o en otro país. No me importaría irme de nuevo a trabajar al extranjero. No me cierro puertas, y aunque se está muy bien aquí, no me limito sólo a este país. Como te decía el mundo es muy grande, y está lleno de oportunidades. Lo único que hay que hacer es atreverse a cogerlas y no dejarlas que pasen por delante de tus narices sin hacer nada.

Si yo lo he conseguido mis objetivos tú también puedes. Te animo a que vueles del nido de una vez por todas y que te atrevas a perseguir tus sueños. Trabajar en el extranjero no es tan difícil.

Te puedo decir que Chile es una buena opción. Si sigues mis consejos conseguirás abrirte camino en este interesante y bello país. Lo único que debes hacer, es seguir el método que en este blog te voy a proponer, el mismo que a mí me dio fantásticos resultados.

De verdad, compañero, te lo digo de corazón, no te quedes en casa viendo la vida pasar. Si estás cansado de enviar currículums en España sin respuesta, o estás harto de trabajar de becario o en un trabajo para el cual estás sobre-cualificado te animo a que viajes.

Chile es el país que te propongo ya que, en base a mi experiencia, te puedo orientar para que consigas triunfar aquí. Sin embargo, si por el motivo que sea Chile no te convence, investiga qué otros países serían ideales para trabajar en tu profesión. No te conformes con un trabajo mediocre en España, ¡viaja, actúa, atrévete!

Ojalá este post te haya servido para hacerte reflexionar sobre hacia donde orientar tu vida, y sobre cómo tomar una decisión tan importante tal como es dar el paso a salir de España y buscar trabajo en el extranjero.

Si te gustó este post, y tienes una forma de ver la vida similar a la mía, únete a nuestra comunidad, y recibe en tu e-mail todos mis posts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *