Acerca de

11759375_10155906610920584_1817407870_n

POR QUÉ DECIDÍ SALIR DE ESPAÑA Y VENIR A TRABAJAR A CHILE

Decidí estudiar una carrera, al igual que tantos jóvenes españoles, pensando que sería el medio para conseguir un buen futuro laboral, que se podría resumir para mí en:

1) Trabajar en algo que me guste.

2) Ganar mucho dinero.

3) Estar cerca de mi familia.

A día de hoy puedo decir que he conseguido los dos primeros objetivos que en su día me impulsaron a estudiar una ingeniería, y el tercer punto no se ha cumplido debido a que, como muchos otros jóvenes españoles, decidí irme a un lejano país para trabajar y  vivir aventuras increíbles. Decidí irme a un lugar que me ofreciera esas oportunidades laborales que España, debido a la crisis,  no me podía dar.

Estaba convencido de que los tesoros más valiosos se encontraban lejos, y no podía quedarme en casa, mandando currículums desde la comodidad de mi hogar, y viendo la vida pasar, después de haber estudiado tantos años en la universidad, y habiendo dedicado tanto esfuerzo para conseguir obtener mi titulación de ingeniero superior.  No entraba en mis planes esperar a que surgiera esa gran oportunidad. No podía esperar a que ese momento llegara, porque quizás nunca llegaría.

Personalmente  estoy convencido de que somos dueños de nuestro propio destino, y de que si no nos sacamos las castañas del fuego nosotros mismos, ¿quién lo va a hacer?  Tus padres siempre querrán ayudarte, ya que todo padre o madre quiere lo mejor para sus hijos, pero no en todos los casos tus queridos padres saben qué es lo que más te conviene hacer… Quizás ellos te digan: “Hijo/a, no te vayas, aquí tienes tu casa, no queremos tenerte lejos” . Esto es comprensible, ya que, lógicamente, querrán tenerte a su lado y darte lo mejor. Pero llega una cierta edad, una vez terminada la carrera, en que tenemos que buscarnos la vida por nuestra cuenta. Ellos no pueden ni quieren seguir manteniéndote hasta los 30 años, y aunque sí quisieran deberías ser tú el que les diga que deseas seguir tu propio camino, y hacer tu propia vida.

Cuando veo en España, hoy en día, que hay miles de jóvenes o no tan jóvenes, que pasan de los 30 años, y aún viven de mantenidos en casa de sus padres, me pongo de mala leche. Me dan ganas de agarrarlos por los hombros, zarandearlos y decirles: ¡muévete, hombre, que el mundo es muy grande y hay muchas oportunidades ahí fuera esperándote, que como no salgas te vas a perder!

Es comprensible que si has terminado tus estudios, y no encuentras trabajo en España y no tienes otros medios tengas que pedir ayuda económica a tus padres, pero lo que para mí es inconcebible es que tengas 30 años, estés sin trabajo, o con un trabajo que no te dé ni para tus gastos, y no hagas nada por cambiar tu vida. Que te preocupe más si va a ganar el Real Madrid o el Barcelona la liga que tu propio futuro. Eso es grave, ya que sólo se vive una vez, y ¡la vida hay que aprovecharla!.

Mis padres, siempre han querido lo mejor para mí, y es por eso que cuando les planteé que quería irme a trabajar a otro país, no me pusieron problemas, a pesar de que, como es normal, les gustaría que estuviera cerca de ellos. Ellos entendieron que a mis 25 años quería trazar mi propio comino, y volar cuanto antes del nido familiar, para buscarme la vida por mis propios medios y trabajar como ingeniero, aunque fuese en un país lejano.

Si tu también quieres trabajar fuera de España, y no quieres seguir viviendo a costa de tus padres, únete al blog y recibe todos los consejos de este blog en exclusiva y de manera gratuita.

UNA EXPERIENCIA QUE ME CAMBIÓ LA VIDA. ANÍMATE Y VIAJA A UN PAÍS LEJANO

Sé que la mayoría de los que me estáis leyendo no os consideráis “ninis”. En general muchos de vosotros sois jóvenes, con estudios universitarios, aventureros y viajeros como yo. Seguro que más de uno se habrá ido de Erasmus o con algún programa de intercambio universitario.

En mi caso me fui de intercambio universitario a México. Esa experiencia realmente cambió mi vida, y me hizo ver las cosas de forma distinta. Hasta aquel momento, yo que soy de un pequeño pueblo de Galicia, nunca me había imaginado que había tantas oportunidades y se podían vivir tantas aventuras increíbles fuera de España.

Nos fuimos a México tres amigos a estudiar un semestre de intercambio universitario. Hace ya 5 años de esa experiencia pero aún recuerdo todas las historias allí vividas como si fuera ayer. Nunca había viajado a América, y a pesar de que iba a ir con dos colegas más, tomar la decisión de viajar tan lejos no fue fácil. Además, por aquel entonces la ciudad donde iríamos era territorio de narcos y de vez en cuando había “balaceras” (tiroteos).  Pero te digo, que esa experiencia me cambió la vida, ya que al final resultó que ni México era tan peligroso como lo pintaban, ni para nada nos aburrimos. Todo lo contrario: tuvimos oportunidad de viajar a lugares preciosos, conocer mucha gente divertida, y pasarlo como niños. Además de que volvimos a España habiendo aprobado con buenas notas todas las asignaturas que nos habíamos llevado.

Mientras tanto, bastantes compañeros nuestros en España estaban literalmente partiéndose los cuernos para aprobar unas pocas asignaturas verdaderamente aburridas,  y que no les servirían para nada en su futura vida profesional. Por el contrario, nosotros , además de aprender mucho más, viajamos, nos divertimos muchísimo, y vivimos experiencias que no se repetirán nunca más en la vida.

Por eso te digo que te animes. Si aún eres universitario vete de Erasmus, o a un país de América latina, o a EEUU, o a donde más te apetezca, pero mueve el culo y no te quedes en España conformándote simplemente con ir a clase día tras día a asignaturas que son un verdadero coñazo, y estudiando como un loco para aprobar.

Vivimos en un mundo global, donde hoy más que nunca hay cientos de oportunidades esperándote. Claro que nadie te va a venir a llamar a la puerta para ofrecértelas. Infórmate por internet, pregunta en tu universidad, ve a organismos que dan becas, etc, pero nunca jamás te quedes esperando.

En definitiva, yo te animo a que si eres universitario salgas de España a estudiar con algún programa de intercambio como con el que yo me fui a México. Y si eres joven, recién titulado también te animo a que salgas de España a buscarte tu futuro.

Si también estudiaste una carrera universitaria, y no sabes qué hacer con tu futuro, pero deseas irte lejos, allí donde te ofrezcan una buena oportunidad, introduce tu nombre y tu e-mail y te llegarán semanalmente consejos e información de primera para que tú también puedas iniciar con éxito una andadura profesional exitosa en un país extranjero.

POR QUÉ DEJÉ MI TRABAJO COMO INGENIERO EN ESPAÑA PARA IRME A CHILE

sanpedro7

Cuando volví de México me quedaba casi nada para terminar la carrera de ingeniero superior, aunque en ese momento contaba con la titulación de ingeniero técnico, así que aprobé las pocas asignaturas que me quedaban pendientes y mientras hacía el proyecto fin de carrera busqué trabajo en España. Lo encontré rápidamente, por medio de un anuncio que había en mi universidad, en el que ponía que necesitaban un ingeniero para oficina técnica. Estuve en Valladolid unos meses, en un trabajo temporal, con sueldo típico de ingeniero recién titulado, y hacía tareas que no me motivaban mucho.

Después de venir de México me sentía con muchas ganas de emprender otra aventura en un país diferente, tenía ganas de cambiar de aires. No me sentía cómodo en ese trabajo sin futuro.

Me imagino que a muchos de vosotros os pasará lo mismo: te prometen que estar una temporada en prácticas o de becario es requisito indispensable para coger experiencia y en un futuro tener un trabajo muy bueno…  Pero,  ¿de verdad no te has planteado nunca que eso que te dicen, en muchos casos, no es cierto?

El detonante que hizo que dejara esa empresa fue el conocer a una chica que tenía más de 30 años y le pagaban menos aún que a mí. O sea, ella estaba de becaria y cobraba unos 500 euros por mes. Yo por lo menos tenía contrato y cotizaba a la seguridad social, ella ni eso.

Digo el detonante, porque en aquel momento me paré a pensar sobre mi vida, y me di cuenta de que no quería verme con treinta y pico años trabajando de becario en una empresa en la que ni siquiera valorasen mi trabajo. Te digo algo: si una empresa valora tu trabajo te debe pagar lo que corresponde, y no 500 euros ni mucho menos pretender que trabajes gratis. Creo que nadie en el mundo debería trabajar gratis, ni siquiera para ganar experiencia.

Algunos empresarios son muy listillos, y con la excusa de que es importante para tu currículum ganar experiencia se aprovechan de los jóvenes universitarios que tienen una buena formación pagándoles una miseria, o incluso quieren que trabajes gratis, y eso no puede ser.  Cuando pones tu esfuerzo y conocimientos al servicio de una empresa, lógicamente, esto se debe ver reconocido.

Personalmente me gusta estar continuamente estudiando y aprendiendo, y también me gusta trabajar (aunque no todos los días estoy igual de motivado).

Durante los meses que estuve en aquella empresa, todos los días le daba vueltas a la cabeza al tema de irme de nuevo a otro país, y tras darme cuenta de que no me esperaba un futuro prometedor trabajando allí, tomé la determinación de dejarlo. Esto ocurrió en el año 2011. En ese momento aún no sabía muy bien qué rumbo darle a mi vida, pero lo que sí tenía claro es que no quería seguir en España siendo mileurista y trabajando en algo que no me motivase lo suficiente, por años, o incluso estar en paro. Eso no lo deseaba para mí ni para nadie, pero intuía que si me quedaba en España eso pasaría.  Tenía clarísimo que quería irme a trabajar al extranjero. Pero ahí está el “quid” de la cuestión: ¿Qué país elegir?

CÓMO TOMÉ LA DECISIÓN DE ORIENTAR MI VIDA Y MI FUTURO PROFESIONAL

Cuando tomé la decisión de dejar mi trabajo como ingeniero en España, en plena crisis económica, algunos amigos me decían que estaba loco, que cómo dejaba un trabajo en plena crisis, que me sería muy difícil encontrar otro como ese, etc.

Pero yo confiaba en mis posibilidades y estaba totalmente convencido de que tenía que buscarme un futuro profesional fuera de España, ya que en aquel momento, en plena crisis, mi país no podía ofrecerme ese trabajo que yo estaba buscando.

Así que durante un par de meses estuve investigando por internet sobre qué países podrían ser interesantes para mí, fijándome sobre todo en varios aspectos:

1) Que fuese posible trabajar como ingeniero sin necesidad de previamente pasar por trabajos tipo:  fregaplatos, ayudante de limpieza, camarero, y similares. No es que tenga nada en contra de esos trabajos, simplemente, que puesto que había estudiado una ingeniería difícil, y tras muchos años de estudio quería desarrollar mi profesión y trabajar en algo que me gustara.

2) Que el trabajo que pudiera encontrar estuviese bien pagado.

3) Que no fuera necesario pasar por largos y complicados procesos para convalidar mi título universitario.

4) Que los ingenieros españoles estuviesen bien valorados en ese país.

5) Que el proceso de obtención de visa se pudiera hacer desde el propio país donde emigras.

6) Que para trabajar no fuese necesario tener un nivel alto de inglés.

En principio había pensado en Australia o en Canadá, ya que allí los ingenieros están muy bien valorados, cobran sueldos altos, y la calidad de vida en general es muy buena. Sin embargo, estos países no cumplían con algunos de los puntos anteriormente expuestos. Por ejemplo, tanto para llegar a trabajar en Australia como en Canadá de ingeniero es necesario pasar por un proceso largo y complicado de convalidación de título universitario, obtención de visa de trabajo (desde fuera de esos países), y además se requiere un nivel alto de inglés.

También pensé en Brasil, ya que me manejo bastante bien en portugués, pero también por el tema de la complicación de obtener la visa de trabajo y por la dificultad para convalidar mi título lo descarté.

Quería volver a Latinoamérica, pero deseaba ir a un país en el que pudiera tener una buena calidad de vida, y buen trabajo, con un buen sueldo.

Y la tierra prometida apareció ante mí… y ese país se llamaba  ¡Chile!

Chile cumplía con todos los requisitos que yo ponía. Un país en pleno crecimiento económico, con un paro prácticamente inexistente, y al que no le había afectado la crisis que estábamos viviendo en España, en absoluto.

Entonces, empecé a investigar más sobre cómo encontrar trabajo en Chile. Un país maravilloso pronto me iba a abrir sus puertas, y aquí me esperaría el trabajo que tanto deseaba. Un trabajo muy bien pagado, más de 2000 euros por mes (al cambio), un trabajo estable (con contrato indefinido), cómodo, dinámico e interesante, y lo más importante este trabajo en Chile me permitió tener mucho tiempo libre para viajar por todo el país, y también a otros países de Latinoamérica.  Vamos, el trabajo soñado por muchos.

Por aquel entonces trabajaba en un turno 7 x 7, lo que quiere decir que trabajaba 7 días en la mina y después tenía 7 días de descanso. El trabajo en la mina, al contrario de lo que muchos de vosotros podáis pensar no es sacrificado, no por lo menos el trabajo de un ingeniero. Trabajaba en una mina a cielo abierto de cobre, aunque el trabajo que yo hacía era mucho más de oficina. El trabajo me encantaba porque podía complementar la supervisión en la mina con la gestión y diseño que realizaba en oficina. Los 7 días se me pasaban volando. Y aunque tenía que dormir en campamento, te puedo decir que a pesar de que le llaman así es como un buen hotel con todas las comodidades. Las instalaciones cuentan con: campo de fútbol sala, gimnasio, pista para correr, modernos comedores, etc. Me enviaron a trabajar a un proyecto nuevo que se llama “Sierra Gorda” en el que estuve trabajando más de un año.

Aunque el proyecto se encuentra en el norte de Chile, yo tenía un apartamento alquilado en la capital: en Santiago, donde iba todos los descansos. Viajaba en avión todas semanas.

Claro que el trabajar así no es apto para todo el mundo, sobre todo si tienes familia, pero en mi caso, como en el de muchos otros jóvenes españoles, sobre todo ingenieros de minas y geólogos, que han venido a Chile les gusta este sistema de turnos porque les permite vivir en Santiago de Chile, aunque se desplacen a trabajar a más de 1000 Km de distancia. Además, algunas empresas pagan los billetes de avión a los ingenieros por lo que no supone ningún problema hacer esto.

Actualmente, sigo trabajando en Chile, pero en turno 4 x 3, es decir, de lunes a jueves. Hasta hace poco viajaba a Santiago todas las semanas, pero ahora vivo en Antofagasta (la principal ciudad del norte de Chile), ya que trabajo en una mina que está cerquita de aquí y bajo todos los días a casa. Este turno no está nada mal tampoco ya que te permite tener 3 días libres a la semana.

La mayoría de españoles que conozco viven en Santiago, ya que en la capital es donde más trabajo hay en general, y además se puede tener una buena calidad de vida.

Miles de españoles, tomaron ya la decisión de venirse a buscar trabajo a Chile, sobre todo jóvenes como tú y como yo. ¿y tú a qué esperas?

A través de este blog pretendo mostrarte el camino para emprender con éxito tu aventura personal y profesional en Chile, si es que decides venir. Encontrar un buen trabajo y vivir muy bien aquí es posible.

Si comparte mis ideales, también tienes ganas de viajar a un país extranjero, y buscarte la vida fuera de España, únete a nuestra comunidad. Recibirás noticias exclusivas, y todas las actualizaciones del blog, de manera gratuita.